Menú

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE

Una dieta equilibrada, actividad física y seguir el tratamiento recomendado por tu médico, son pautas esenciales para conseguir un buen control de la glucosa en sangre y reducir el riesgo de sufrir las complicaciones asociadas a la diabetes, ¡además de otros muchos beneficios!

  • Seguir una dieta equilibrada te ayudará a evitar subidas de azúcar, en especial las más bruscas y peligrosas.
  • Realizar ejercicio físico, obligará a tu organismo a utilizar la glucosa como fuente de energía. En caso de padecer sobrepeso, puede ayudarte a reducirlo: es un gran beneficio en el control de la diabetes y tu salud en general.

CONSEJOS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Una buena alimentación no significa invertir mucho tiempo o gastar mucho dinero. Comer bien implica aprender a tomar decisiones saludables. Algunos consejos son:

Algunos consejos son:

1. Es importante conocer las proporciones de macronutrientes más óptimas para incluir en nuestras comidas y así conseguir un plato de lo más completo y equilibrado. ¡No hace falta que tengas diabetes para seguir estas pautas!. Puedes apoyarte en el método del plato:

¿En qué alimentos podemos encontrar cada macronutriente? Algunos ejemplos:

  • Carbohidratos: Pan, cereales, arroz, pasta, patata, legumbres, lácteos, fruta, dulces. Es muy importante que controles la cantidad de carbohidratos que consumes, ya que éstos generan un aumento de los niveles de azúcar en sangre.
    Existen dos tipos de carbohidratos: los simples y los complejos.
    • Los simples los podemos encontrar en los productos lácteos, frutas o incluidos en productos procesados como la bollería, dulces, zumos. Estos provocan un rápido aumento de la glucosa en sangre tras las comidas.
    • Los carbohidratos complejos los encontramos en cereales, pasta y tubérculos: arroz, patata, pasta, avena, trigo, etc. Este tipo de hidrato de carbono eleva el azúcar en sangre de una manera más sostenida en el tiempo.
  • Proteínas: Carne, pescado, lácteos desnatados o semidesnatados, huevos, legumbres, quesos.
  • Grasas: Aceite de oliva virgen extra, aguacate, frutos secos, mantequilla, pescado azul.

2. Realizar cambios en la dieta puede llegar a ser algo costoso al principio. ¡No te preocupes!, no tienes por qué eliminar ningún alimento de tu dieta, o dejar de lado tus comidas favoritas, simplemente cambiando el método de cocinado de los alimentos puedes reducir la cantidad de calorías en tu dieta diaria. Otra buena decisión es que modifiques las raciones adecuándolas a tus niveles de glucosa y tratamiento pautado, y haciendo elecciones saludables crearás un nuevo hábito que será cada vez más fácil cumplirlo y conseguir así unos buenos resultados de salud. Algunos ejemplos de cambios pueden ser:

Y algunas ideas de snacks saludables:

3. Los cambios llevan su tiempo, pero no permitas que los obstáculos que te vayas encontrando por el camino te desanimen. Poco a poco irás viendo resultados y tu motivación aumentará.

4. Si vives con más personas, anímales a que ellos también sigan un estilo de vida saludable. De esta manera os apoyaréis mutuamente y todos alcanzaréis mejoras en vuestra salud.

5. Es importante que no te saltes las comidas, especialmente si tomas medicación para la diabetes, ya que podrías sufrir una hipoglucemia.

6. ¡Reduce la ingesta de grasas saturadas y colesterol!: Evita la bollería industrial, los embutidos y los alimentos ultraprocesados.
Evita también el consumo excesivo de sal, conservas y comida precocinada, sobre todo si tienes la tensión arterial alta. Y Por supuesto, evita los alimentos y bebidas con azúcar añadido.

7. ¡Planifica tus comidas!, de esta manera podrás continuar con tu dieta ante cualquier imprevisto.

8. ¡Ten en mente siempre los beneficios que te va a aportar llevar una vida saludable!. Esto te servirá como motivación y te ayudará a continuar con la dieta pautada:

  • a. Buen control de tu diabetes, reduciendo así el riesgo de desarrollar enfermedades vasculares como el ictus, infarto de miocardio o enfermedad arterial periférica.
  • b. Reducción de tu peso corporal.
  • c. Reducción del riesgo de sufrir complicaciones asociadas a la diabetes.

9. Para saber cuántas comidas debes hacer al día, las porciones y la cantidad de carbohidratos que debes ingerir, habla con tu médico. Él conoce tu caso a la perfección y puede aconsejarte sobre cómo seguir una alimentación saludable adaptada para ti.

Descargar consejos para una vida saludable Descargar consejos para una vida saludable